Semana Santa
de Braga
©Semana Santa Braga. Todos los derechos reservados.

Presentación


Fuentes

las representaciones conmemorativas de la Pasión y la Muerte de Jesús se iniciaron en Tierra Santa en el siglo IV, desde que, tras siglos de persecución por el poder romano, el emperador Constantino, con el famoso Édito de Milán (313), dio la paz a la Iglesia. Se realizaban en los locales y horas en que habían transcurrido los respectivos acontecimientos. La peregrina Egeria (o Etéria), que, a finales de aquel siglo, se desplazó del noroeste de Iberia (Galicia) a Palestina, en su escrito Peregrinatio ad Loca Sancta (Peregrinación a los Lugares Santos), hace ya un relato de aquellas celebraciones. En efecto, los peregrinos que dieron a conocer la Semana Santa y extendieron al mundo cristiano la costumbre de celebrarla. Es probable que en las tierras de la Península Ibérica, esto ocurra ya desde tiempos próximos a los siglos IV-V.

 

Por su parte, la Cuaresma - con alusión a los cuarenta días de la travesía del desierto por el pueblo de Israel y los cuarenta días que Jesús pasó en el desierto - surgió como tiempo de preparación espiritual para el bautismo que, ya en el siglo III, era costumbre celebrar en la Vigilia Pascual. Desde el siglo V, fue asumida también como tiempo penitencial para los pecadores que habrían de ser reconciliados con Dios y la Iglesia el Jueves Santo.

 

La Semana Santa de Braga, de cuyo inicio exacto se desconocen el tiempo y el modo, entronca, sin duda, en esta tradición multisecular y conserva el sentido original de conmemoración de los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, habiendo sido, en el transcurso tiempo, enriquecida con elementos innovadores y exclusivos. Del mismo modo, la Cuaresma en Braga mantiene el significado original de doble mencionada anteriormente, también se ha enriquecido con las acciones de celebración de la preparación y el establecimiento de la Semana Santa y Pascua que son únicas en Portugal y en todo el mundo.

 

 

El Rito Bracarense

 

El período de los orígenes de la liturgia en Braga permanece en la oscuridad. Panorama idéntico se depara a las demás Iglesias ibéricas. Parece consensual que el inicio de la liturgia en la Iglesia de Braga se encuadra en la problemática más amplia de los orígenes de la liturgia hispánica, sobre la cual, sin embargo, no hay unanimidad entre los estudiosos.

 

S. Geraldo, arzobispo de Braga entre 1096 y 1108, era antiguo monje de Moises. Fue el promotor de la renovación litúrgica, sustituyendo la antigua liturgia hispánica por la liturgia romana. El que antes había sido bibliotecario en la abadía de Moises, donde existía un scriptorium de alta calidad, y en la catedral de Toledo había desempeñado los cargos de Chantre y Maestro-Escuela. Según su biógrafo, él dotó la catedral de objetos y objetos necesarios al culto: entre ellos, vienen explicitados «libros divinos», expresión que comprende, según interpretación de varios estudiosos, además de la Biblia, los libros litúrgicos. Sucede a D. Mauricio Burdino (1109-1118), probablemente de la abadía clunicense de San Marcial de Limoges, donde existía otro importante scriptorium. También él habría provisto la catedral con libros litúrgicos.

 

Del núcleo que se remonta a la época de S. Geraldo, Braga organiza y enriquece lentamente su liturgia, con la inclusión de costumbres locales antiguas y la permeabilidad a influjos de otras Iglesias y de las órdenes religiosas. Consensual es que, ya en el siglo XIII, la Iglesia bracarense tenía conciencia de poseer una tradición litúrgica propia, distinta de los usos litúrgicos de las Iglesias vecinas, que, en su organización, también fueron permeables a influencias del mismo género. Una constitución de 12 de junio de 1265 establece normas litúrgicas para el oficio en la catedral. En el siglo XVIII, en el siglo XVIII, en el siglo XVIII, en el siglo XVIII, en el siglo XVIII, en el siglo XVIII, En 1292, las Visitas de Cluny hablan de una comunidad en Vimieiro, a las afueras de Braga, que recitaba el oficio «secundum modum terrae». En el testamento de Mayor Migueles, redactado el 2 de diciembre de 1301, aparece por primera vez la expresión clásica, referida a misas por los difuntos, que debían celebrarse «iuxta consuetudinem ecclesiae bracarensis».

 

El rito bracarense adquiere mayor estabilidad en la última década del siglo XV, cuando, después de una probable crisis, se imprimen los primeros incunables: breviario, en 1494; ritual, en 1496; y en el siglo XX, con bulas de aprobación de los Papas, que se utilizaron en las parroquias de la Diócesis de Braga, incluidas las de la actual diócesis hermana de Viana do Castelo, hasta la fecha de su creación.

 

Tres son las características o «especiales hechos» del Rito Bracarense más evocadas: dos más recurrentes, a las que algunos añaden una tercera, a saber, la acentuada devoción eucarística, el desarrollado cariz mariano y la dileción por el Espíritu Santo, respectivamente.

 

Actualmente, de esta tradición consuetudinaria, sólo una parte continúa celebrándose en la liturgia y en ciertos momentos: en particular, durante el Domingo de Ramos, de la que se destaca la bendición y procesión de los Ramos desde la iglesia de San Pablo del Seminario Conciliar hasta a la puerta de la catedral, cuya entrada se hace con rito propio; la procesión de Burrinha, el miércoles Santa; y, en el Triduo Pascual, ciertos ritos que se hacen con variaciones en relación al Rito Romano: el lava-pies, la adoración de la cruz, la inclusión del dragón en ciertas procesiones interiores de la Sé, etc. En el género de las procesiones, algunas tienen características propias, desde luego, las procesiones que siguen itinerarios por las calles de la ciudad: la Procesión de Nuestra Señora de la burrinha, el miércoles Santa; Procesión del Señor Ecce Homo, el Jueves Santo; Procesión del entierro del Señor, el Viernes Santo. Otras procesiones, también características, pero del dominio litúrgico, son: Procesión Teofórica del Entierro, en la celebración de la Pasión del Señor; y Procesión de la Resurrección, en la vigilia pascual, ambas en el interior de la catedral.

 

 

Breve descripción de los diferentes eventos y ceremonias que ocurren en el curso de la Semana Santa de Braga:

 

Sábado antes del domingo de Ramos

 

Las celebraciones comienzan en la noche del sábado antes del domingo de Ramos, con la Procesión de la Trasladación del andor del Señor de los Pasos, de la iglesia de Santa Cruz a la iglesia del Seminario (o de San Pablo). Se sigue el Vía Crucis, que recorre una serie de estaciones o "calvarios".

 

Domingo de Ramos

La mañana está ocupada con la Bendición de los Ramos en la iglesia del Seminario, seguida de la Procesión de los Ramos hacia la Catedral, en cuya galile se ritualiza la entrada de Jesús en Jerusalén (según la antigua costumbre del Rito Braque), con el diálogo entre Jesús y los guardianes de la ciudad, a cuyos tres golpes en la puerta, con la cruz, son sensibles y abren los pórticos antiguos. A las 11h, se celebra la solemne Misa del domingo de Ramos. A mediodía, sale de la Iglesia del Seminario la grandiosa Procesión de los Pasos. En medio del recorrido, junto a la iglesia de Santa Cruz, se celebra el conmovedor encuentro de Jesús con su Madre, ilustrado por el Sermón del Encuentro.

 

Lunes Santa y martes Santa

En la segunda y el martes santas tienen lugar por la noche los dos últimos grandes conciertos (de un vasto programa cultural) de música sacra, coral sinfónico.

 

Miércoles Santa

Por la noche, tiene lugar el cortejo bíblico "Vosotros seréis mi pueblo", popularmente conocido como "Procesión de Nuestra Señora de la «burrinha»".

 

Jueves Santo

Por la mañana, se celebra la solemne celebración de la Misa Crismal y Bención de los Santos Aceites y, por la tarde, la ceremonia del Lava-Pés y la Misa de la Cena del Señor. Las dos tienen lugar en la Catedral. Por la noche, sale a la calle la grandiosa Procesión del Señor Ecce Homo o de los Fogarelos.

 

Viernes Santo

En la catedral, por la mañana, se canta el oficio de Laudes, seguido de servicio de confesiones. A las 15:00 horas en punto comienza, en la Catedral, la conmovedora celebración de la Muerte del Señor. . En el transcurso de esta, se realiza una de las acciones exclusivas de la costumbre litúrgica bracarense (el apodado Rito Bracarense), la Procesión Teofórica, , por las naves de la Catedral que constituye uno de los momentos más emocionantes de toda la Semana Santa. Por la noche, es el turno de la más solemne de todas las procesiones por las calles de la Ciudad, la Procesión del entierro del Señor. Cerca de 100.000 espectadores asisten al desfilar de esta procesión.

 

Sábado 

Antes de la Pascua tiene la mañana ocupada de manera semejante al viernes. Por la noche, en la Catedral, tiene lugar la solemnísima Vigilia Pascual, que encierra con la triunfal Procesión de la Resurrección.

 

Domingo de Pascua 

El Arzobispo preside, en la Catedral, a la solemne Misa del Domingo de Pascua. A lo largo del día, por las calles de la Ciudad, se procede a la gozosa Visita Pascual y bendición de las casas.